Viaje a San Petersburgo
line
bground


Excurciones, Itinerarios

Lo que no puede dejar de ver en las afueras de San Petersburgo:

Afueras de San Petersburgo: La residencia veraniega en Pushkin o Tsarskoye Selo. (Palacio de Catalina y parque). Sin duda, es un monumento absolutamente fascinador de arquitectura y de jardinería del s XVIII.

Palacio de Catalina II en la residencia veraniega de Pushkin

Historia de la residencia: En 1710 Pedro el Grande regaló a su esposa Catalina I la zona donde en pocos ańos se construyó el maravilloso conjunto de parques y palacios, cuyo centro composicional es el Palacio de Catalina. El palacio se alzó en la epoca de la hija de Pedro I , la emperatriz Isabel, sobre una construcción previa propiedad de la madre de Isabel, encargándose del proyecto Bartolomeo Rastrelli en un estilo plenamente barroco, participando posteriormente C.Cameron y G. Quarenghi .

El edificio se articula en varios edificios, el mayor de los cuales tiene una longitud de 340 m. Sus fachadas están decoradas con profusión de atlantes, columnas y grandes ventanales ornamentales, para los que se recurrió al ya característico contraste de colores del barroco ruso: azul, blanco, dorado...... Es un palacio diferente al lo que se esta acostumbrado a ver en la Europa Occidental, quizás demasiado recargado, pero que no deja de ser espectacular en todos los sentidos. Es sin nungun tipo de duda uno de los principales exponentes del estilo barroco en Europa.

La fachada del Palacio de Catalina en Pushkin mide 340 metros Palacio de Catalina en Pushkin (afueras de San Petersburgo) Palacio de  Catalina II en  invierno Palacio de Catalina, detalle de la  verja

La decoración de los interiores pasmaba por su magnificencia: las puertas lucían sutil veteado dorado, la enfilada de habitaciones daba sensación de estar adornada con encajes brillantes.

Entre las estancias del palacio destaca el gran Salón Dorado o Salón del Trono que es obra de Rastrelli. La visita a este salón puede abrumar al mas escéptico por la profusión de dorados que están presentes en cada minúsculo detalle de esta estancia, y que se multiplican hasta el infinito por la multitud de espejos.

En el techo podemos ver el fabuloso plafon de Giuseppe Valeriani "El triunfo de Rusia" de 1755. Otras estancias son: las Anticamaras, el comedor de caballeros, el comedor de cazadores,  el salon de pilastras rojas de cristal, la famosisima sala de ambar, la Pinacoteca,  el comedor verde de Cámeron, y de época mas tardía el despacho de Alejandro I y la escalera principal.

Palacio de Catalina Escalera de gala La Sala Grande del Palacio de Catalina II en Pushkin

Durante siglos este palacio fue la residencia oficial de los zares en verano, y fue aquí donde el último zar Nicolás II vivió arrestado hasta poco antes de su ejecución

La joya del palacio - Sala de Ambar - se conoce como la octava maravilla del mundo.

Pushkin Palacio de Catalina Sala de ambar Pushkin Palacio de Catalina Sala de ambar Sala de ambar detalle

No es sorprendente que la Sala de Ambar del Palacio de Catalina sea considerada la Octava Maravilla del Mundo - imaginense la habitacion completa, cubierta de paneles de ambar, brillantes y reflejando la luz del sol. El rey aleman Friedrich Wilhelm I de Prusia obsequio la habitacion como un regalo diplomatico al zar Pedro el Grande, en 1717, despues de que Pedro el Grande la hubiese admirado siendo huesped en Charlottenburg, Berlin.

Primeramente la habitacion fue instalada en el Palacio de Invierno, pero en 1755 la Emperatriz Isabel (Elizabeth) ordeno trasladarla al Palacio de Catalina en Tsarskoye Selo. Los paneles individuales de Ambar fueron traidos desde San Petersburgo a Tsarskoye Selo por 76 soldados a cuestas durante 6 dias. No habia suficientes paneles para decorar toda la superficie de 100 metros del nuevo interior, por eso los mosaicos y los espejos fueron anadidos y la parte inferior de la sala fue pintada imitando el ambar.

Durante la Segunda Guerra Mundial las tropas nazis se llevaron los paneles de Ambar y los trajeron a Alfredo Rode, el jefe del Museo de Artes de Konigsberg en Kaliningrado. Una parte de la Sala de Ambar se ha visto por ultima vez en la exposicion del Castillo de Konigsberg, antes de ser ocultada en las catacumbas. Desde aqui empieza la leyenda. Existen muchas leyendas e historias sobre la suerte de la Sala de Ambar, pero parece mas real el hecho que los paneles fueron escondidos en una de las minas de la Costa Baltica o que se quemaron .

Un equipo de maestros de ambar de "Tsarskoselskaya Yantarnaya Masterskaya" ha trabajado desde 1972, para recuperar la magnifica Sala de Ambar. Los maestros han estudiado y usado los antiguos metodos de trabajo en ambar. Su idea era no solo recuperar los paneles, sino tambien encontrar y repetir la manera original de los autores de la sala. Mientras que su misteriosa desaparición durante la Segunda Guerra Mundial sigue excitando a los cazadores de tesoros de todo el mundo, la Cámara de Ambar ya ha recobrado su antigua grandeza y esplendor gracias al trabajo de los restauradores contemporáneos, fue inaugurada en verano 2003 cuando San Petersburgo celebraba su 300 aniversario , al que asistieron grandes personalidades de todo el mundo.

En la actualidad este palacio sigue en reconstrucción, por lo que cada día se abren nuevas estancias al público que merecen ser visitadas.

Parque de Catalina. Un paseo por las avenidas sombreadas entre los pequeños y bonitos pabellones del Parque de Catalina es ideal para quién busca tranquilidad y paz de espíritu. Un rasgo interesante del Parque es que consiste en dos partes, cada una con su propio estilo: el Parque Francés (arquitectónico) distinguido por el diseño geométrico de sus anchos paseos y el Parque Inglés que se caracteriza por un decorativismo que imita la naturaleza.

La Galeria de Charles Cameron en el parque de Catalina La fuente de cantaro roto en el parque de la residencia de Pushkin El pabellon Gruta en el parque de la residencia de Pushkin


 

 
line
desinado por Anton Zheltikov © 2003–2009